Make your own free website on Tripod.com

El Principio Cristológico


  FIL. 2:1-18 ROM. 10:1-10

  Todo el edificio requiere para su estabilidad, caracteristicas de cimentación muy especiales y que

varían dependiendo del tipo de suelo donde se esté construyendo. De la calidad de la cimentación
respecto de el lugar donde se construya, dependerá que aquel edificio se mantenga firme. Es
así como Jesús enseño acerca de la fé
.

En esta época, fines del siglo XX, en el cual han brotado especialmente en la 2a. mitad, tantos grupos
pseudo-religiosos pretendiendo llamarse MAS CRISTIANOS que los demás, es urgente que la
Iglesia Bautista y nosotros en particular, sepamos en que esta basada nuestra fé.

El principio Cristológico, El Señorio de Cristo. Ese no es un principio que hayan inventado
los Bautistas de 1600, es un prncipio retomado del N.T. para enarbolarlo como estandarte identificativo
de una fe cristiana que anhelaba paracerse a aquellos que tuvieron el privilegio de ser los
primeros en extender el mensaje de redención en Cristo Jesús y que el egoísmo, la soberbia, el
el orgullo y todo fruto de carnalidad tergiverso
con el paso de los años.

El reto para cada cristiano bautista es ahora y aquí, que este principio siga siendo una realidad en su
vida y en la de aquellos que por su testimonio acepten a Jesucristo como su Salvador.

Confesar a Jesús como Mi Señor, debe tener el único propósito de dar la gloria al Padre, El es quien
propició esta maravilla para mi vida. Entonces como Juan llamado Bautista, debemos decir "...es
necesario que yo mengue y que el crezca."

Debemos sentirnos agradecidos de haber sido alcanzados por la gracia redentora de Dios en Jesucristo y
al confesarlo como Señor, proclamar al mundo que solo Dios el Padre pudo hacer eso por mi, y así,
darle la gloria al Señor. El es el que lleva al equipo al triunfo y la victoria, El es el manager, toda la
gloria pertenece a El, yo solo soy un jugador en su equipo que ha sido capacitado por El, entrenado
por El, dirigdo por El. La gloria es suya.

Este es un principio que debo hacer vigente cada día como el primer día.